Régimen de visitas

Régimen de visitas. Expertos en procesos de divorcio.
En una situación de separación o divorcio de un matrimonio en el que existan hijos, el padre que no tenga atribuida la guarda y custodia de los menores gozará de un derecho de visita con el objetivo de seguir comunicándose con él y tenerlo en su compañía.

La sentencia judicial que decrete la disolución del matrimonio fijará el calendario de visitas, esto es, cómo deben llevarse a cabo las visitas entre el progenitor no custodio y su hijo o hijos.

Los cónyuges de mutuo acuerdo podrán llevar a cabo una propuesta de tal régimen en el convenio regulador que presenten junto a la demanda de separación o divorcio por esta vía.

El régimen de visitas se articula como un derecho para los hijos con el fin de que la extinción de la convivencia familiar no obstaculice su desarrollo equilibrado. Los progenitores están obligados, por lo tanto, a cumplir con lo establecido en él. Por un lado, el progenitor custodio deberá favorecer y facilitar el encuentro de los hijos con el progenitor que no reside con los mismos mientras que este deberá cumplir con los horarios y la forma prevista en la resolución judicial.

En caso de que exista un incumplimiento reiterado de alguno de los cónyuges a la hora de cumplir con el régimen de visitas, el progenitor afectado podrá solicitar ante el juez que tome las medidas oportunas para cesar con el mismo y que se cumpla con las pautas que la sentencia marca.

El régimen de visitas previsto como consecuencia del mutuo acuerdo de las partes o por decisión judicial puede ser modificado previa solicitud de estas si existen motivos relacionados con el interés del menor y su bienestar.

Nuestra experiencia en procesos de divorcio nos avala para aconsejarle sobre todas las cuestiones relativas al planteamiento de un régimen de visitas y su adecuado cumplimiento, así como acerca de la reclamación ante incumplimientos de la otra parte implicada.
Busco abogado - Abogados españa