Atribución de la vivienda

Tras el divorcio, los cónyuges deben acordar las medidas relativas al uso de la vivienda. Si no lo hacen, es el Juez quien debe ocuparse de asignarla a uno de los cónyuges. Si quiere llegar a un acuerdo con su pareja y no está seguro de cómo formalizarlo, nuestro despacho en Bilbao ofrece asesoramiento en toda la provincia de Bizkaia.

La atribución del uso de la vivienda no se vincula a la posible culpabilidad de uno de los cónyuges, que es irrelevante en nuestro sistema. No obstante, el Juez podrá tener en cuenta la conducta previa de uno de los cónyuges para atribuir la guarda de los hijos, lo que acarrea indirectamente la atribución del uso de la vivienda familiar. Por tanto, la atribución de la vivienda no se hace directamente a uno de los cónyuges, sino que es la consecuencia de haberse acordado que los hijos se queden con él. No pueden establecerse limitaciones temporales a la atribución del uso de la vivienda a los hijos menores mientras sigan siéndolo, puesto que el interés que se protege no es el de la vivienda y sus bienes, sino los derechos del menor en situación de crisis de la pareja.

¿Y si no hay hijos a cargo? El Juez otorgará la vivienda a quien quede en peores condiciones y su permanencia en la vivienda resulte aconsejable entendida su necesaria situación de protección.
INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE