• Disoluciones matrimoniales y separaciones: abogado experto en Bilbao

    Defendemos sus derechos con transparencia y garantías de éxito

  • Expertos en derecho matrimonial y de familia en Bilbao

    Le garantizamos su defensa legal. Soluciones para cualquier tipo de contencioso.

Especialistas en divorcios

Rss

La separación de hecho

La separación de hecho

La separación de hecho
Junto a la separación judicial existe la separación de hecho, que se produce cuando cesa la convivencia entre los cónyuges, sin que exista pronunciamiento judicial al respecto.

¿Cómo puede producirse dicha separación? Bien por mutuo acuerdo, o bien por decisión unilateral de uno de los cónyuges.

Si bien es cierto, en muchas ocasiones la separación de hecho será el paso previo para la separación judicial o el divorcio. Sin embargo, también es posible que de manera residual se consoliden situaciones de separación meramente fácticas.

Por otra parte, ¿cuáles son los efectos civiles más relevantes de la separación de hecho? Aquellos que se refieren fundamentalmente a la filiación, a los derechos sucesorios, y al régimen económico matrimonial.

Por último, en lo que a la finalización de la situación de separación de hecho se refiere, ¿cómo se produce? Bien por la disolución del matrimonio, por convertirse en separación judicial, previo el correspondiente proceso, o bien por la reconciliación de los cónyuges, que vuelven a vivir juntos a en los términos que ya conocemos.

¿No recuerda cuáles son dichos términos? ¿Quizá hay otros aspectos sobre la separación de hecho en los que quiera profundizar? ¿Desea iniciar una separación judicial? No lo dude y contacte con nosotros. Desde nuestro despacho en Bilbao le atenderemos encantados.
DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO: DOCUMENTACIÓN A PRESENTAR JUNTO A LA DEMANDA

DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO: DOCUMENTACIÓN A PRESENTAR JUNTO A LA DEMANDA

DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO: DOCUMENTACIÓN A PRESENTAR JUNTO A LA DEMANDA
En los casos que los cónyuges deciden divorciarse de mutuo acuerdo ¿cuál es la documentación mínima que han de aportar necesariamente junto a la demanda de divorcio?

a) Certificado de matrimonio (expedido por el Registro Civil de la localidad donde se celebró el matrimonio).

b) En aquellos supuestos que existan hijos comunes, certificado de nacimiento de los hijos (que se solicitará en el Registro Civil).

c) Por último, la propuesta de Convenio Regulador (firmado por ambos cónyuges).

Además, cabe la posibilidad de que algunos Juzgados exijan la aportación del certificado de empadronamiento o la acreditación del domicilio de residencia del matrimonio.

¿Está pensando en divorciarse? ¿Ha llegado a un acuerdo con su cónyuge? ¿Tiene dudas sobre como actuar? Contacte con nosotros y se las resolveremos. En primer lugar le asesoraremos en función de las particularidades de su caso concreto, y conseguiremos la documentación requerida y más arriba expuesta, así como también le asistiremos a lo largo de todo el procedimiento. Pásese por nuestro despacho en Bilbao, le escucharemos encantados.

Disolución del régimen de comunicación foral

Disolución del régimen de comunicación foral

Al contraer matrimonio, los cónyuges deben pactar el régimen económico matrimonial que debe regir su matrimonio. A falta de pacto, si el matrimonio se celebra en el País Vasco, o ambos contrayentes son vizcaínos, o fijan su residencia habitual en esta región, se les impondrá automáticamente el régimen de comunicación foral.

Si el matrimonio va a disolverse, el régimen matrimonial también. Cada régimen tiene sus normas propias de disolución. Si necesita asesoramiento para su divorcio, nuestro despacho en Bilbao le ofrece soluciones claras y sencillas para todos los trámites. Para disolver éste régimen, ¿qué normas deben respetarse?

En primer lugar, serán de cada cónyuge los bienes de su procedencia, o los que hubiesen adquirido con ellos o con el importe de su venta. Los bienes que se hayan ganado una vez celebrado el matrimonio se repartirán por mitad. Si alguno de los bienes de un cónyuge o su valor se hubiese gastado en interés de la familia, se tendrá en cuenta su valor actualizado para pagarlo con los bienes ganados, y, si estos no fueren bastantes, pagará la diferencia el otro cónyuge en la parte proporcional que le corresponde. Se trata de compensar todas las deudas que puedan existir entre los cónyuges.

Si desea contar con la ayuda de un abogado, le recomendamos que visite nuestro despacho en Bilbao. Llevamos años trabajando con divorcios y conocemos la manera más rápida y económica de disolver su matrimonio.
Atribución de la vivienda

Atribución de la vivienda

Atribución de la vivienda
Tras el divorcio, los cónyuges deben acordar las medidas relativas al uso de la vivienda. Si no lo hacen, es el Juez quien debe ocuparse de asignarla a uno de los cónyuges. Si quiere llegar a un acuerdo con su pareja y no está seguro de cómo formalizarlo, nuestro despacho en Bilbao ofrece asesoramiento en toda la provincia de Bizkaia.

La atribución del uso de la vivienda no se vincula a la posible culpabilidad de uno de los cónyuges, que es irrelevante en nuestro sistema. No obstante, el Juez podrá tener en cuenta la conducta previa de uno de los cónyuges para atribuir la guarda de los hijos, lo que acarrea indirectamente la atribución del uso de la vivienda familiar. Por tanto, la atribución de la vivienda no se hace directamente a uno de los cónyuges, sino que es la consecuencia de haberse acordado que los hijos se queden con él. No pueden establecerse limitaciones temporales a la atribución del uso de la vivienda a los hijos menores mientras sigan siéndolo, puesto que el interés que se protege no es el de la vivienda y sus bienes, sino los derechos del menor en situación de crisis de la pareja.

¿Y si no hay hijos a cargo? El Juez otorgará la vivienda a quien quede en peores condiciones y su permanencia en la vivienda resulte aconsejable entendida su necesaria situación de protección.
no image

¿Cómo saber si su pareja es infiel?

La reforma del Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil del año 2005 ha sustituido un sistema de divorcio en el que la posibilidad de solicitarlo dependía de la concurrencia de alguna de las causas que se preveían legalmente, por un sistema de divorcio únicamente dependiente de la voluntad de los cónyuges, pudiendo ser de ambos, o de uno solo de ellos. Por tanto, a día de hoy el divorcio puede pedirse sin necesidad de cumplir ningún requisito más aparte de que hayan transcurrido tres meses desde que se contrajo el matrimonio.

¿Y qué pasa con la infidelidad?
 Esta suele ser la pregunta más habitual de nuestros clientes. Hoy en día, la infidelidad ya no es un motivo que vaya a influir a favor del cónyuge afectado en la determinación de la pensión compensatoria. El divorcio ya no busca culpables, así que es un mero reproche ético-social. Pero todavía puede ser de utilidad para algunos asuntos. Es una de las causas para desheredar, pero, lo más importante, tendrá valor probatorio en juicio cuando se demuestre que la infidelidad afecta a los hijos del matrimonio.

¿Cuándo afecta a los hijos?
 Esto puede ocurrir de muchas maneras. Habitualmente, la nueva relación del cónyuge que ha sido infiel le puede impedir mantener una relación de afectividad con sus hijos, o desviarle de sus obligaciones paternofiliales, dejando de ingresar la pensión, o no brindarles la oportuna atención.

La pregunta entonces es cómo demostrar la infidelidad. Cada día es más habitual contratar agentes de investigación. Un equipo de detectives privados colabora con nuestro despacho para poder ofrecerle todo el asesoramiento necesario. El detective privado, especialista en la familia, ofrece amplia experiencia para averiguar infidelidades, cuál es el trato que reciben sus hijos y cualquier otro conflicto que se plantee. Si sospecha de conductas desleales por parte de su cónyuge y desea complementar su demanda de divorcio con informes profesionales, podemos ponerle en contacto con nuestros agentes de investigación. Ellos valorarán su caso y le expondrán su metodología de trabajo, para que, si así lo desea, comiencen las averiguaciones.
INVALIDEZ DEL MATRIMONIO

INVALIDEZ DEL MATRIMONIO

Un matrimonio nulo es aquel que resulta inexistente, o mejor dicho, aquel matrimonio que aún habiéndose producido, se entiende que nunca ha existido.

Esto es así debido a que  en todo caso los efectos de la sentencia de nulidad se retrotraen al momento de celebración del matrimonio, (excepto para todo aquello que afecte a los hijos e hijas comunes, así como a los cónyuges de buena fe).

A este respecto, es el artículo 73 del Código Civil el que contiene los supuestos de nulidad del matrimonio. Dicho artículo, determina que es nulo cualquiera que sea la forma de su celebración: 

1) El matrimonio celebrado sin consentimiento matrimonial. 

2) El matrimonio celebrado entre las personas a que se refieren los artículos 46 y 47, salvo en los casos de dispensa conforme al artículo 48.3. 

3) El que se contraiga sin la intervención del Juez, Alcalde o funcionario ante quien deba celebrarse, o sin la de los testigos

4) El celebrado por error en la identidad de la persona del otro contrayente o en aquellas cualidades personales que, por su entidad, hubieren sido determinantes de la prestación del consentimiento. 

5) El contraído por coacción o miedo grave. 

6) Por último, la nulidad también se aplica para el matrimonio canónico, ya que dice [cualquiera que sea la forma de su celebración]. 

Nueva Ley de Corresponsabilidad Parental

Nueva Ley de Corresponsabilidad Parental

Tras varios años de tramitación, el Parlamento Vasco por fin ha aprobado la nueva ley sobre relaciones familiares en supuestos de separación o ruptura de los progenitores, conocida como Ley de Corresponsabilidad Parental. Con la aprobación de esta ley, se pone fin al amplio debate sobre la custodia compartida y otras consecuencias del divorcio o separación de una pareja.

Tanto si desea iniciar ahora su proceso de separación o divorcio, como si lo que pretende es modificar las medidas que regulan la custodia de sus hijos que se establecieron anteriormente, ateniéndose a esta nueva ley, le recordamos que nuestro despacho de abogados se encuentra en Bilbao para ofrecerle toda la asistencia y defensa técnica que necesite para resolver todos los trámites.

¿En qué casos se ve modificada la legislación anterior?

En primer lugar, la nueva ley garantiza que los dos cónyuges intervengan de forma igualitaria en el cuidado y la educación de sus hijos, así como en la toma de decisiones que afecten a los intereses de los menores.

En segundo lugar, la ley protege el derecho de los menores de edad a la custodia compartida y a crecer y vivir con sus dos padres a pesar de su ruptura. En este sentido, la principal novedad se introduce por la posibilidad de que cualquiera de los padres, y siempre que no sea contrario al interés del menor, pueda solicitar la custodia compartida, aunque el otro ex-cónyuge se niegue. A partir de hoy, sólo el Juez podrá decidir que no se conceda la custodia compartida, y sólo cuando así lo requiera el interés de los hijos. En cualquier otro caso, deberá respetarse la decisión.

Con esta decisión, el Parlamento Vasco ha tratado de garantizar a los menores su derecho a relacionarse de forma regular con los dos progenitores y sus respectivas familias, y potenciar la igualdad entre hombres y mujeres, promoviendo que las relaciones entre estos en función de sus hijos se basen en el respeto y la igualdad.

Como consecuencia de la aprobación de la ley, y para evitar desigualdades respeto de las ex-parejas ya divorciadas, se concede el carácter de retroactividad a la ley. Esto quiere decir que todos aquellos que deseen modificar sus convenios reguladores podrán acogerse a esta nueva legislación. Sólo tendrán que pedir al Juez que se les aplique la norma, y se entrará entonces a valorar si se cumplen las circunstancias para cambiar las medidas.

Nuestra experiencia en temas de divorcio nos permite trabajar con dedicación absoluta y personalizada para cada cliente. No dude en ponerse en contacto con nuestro despacho en Bilbao y exponernos su caso, la ayuda de un experto puede hacer más fáciles los trámites de su divorcio.
La hipoteca en el inventario de divorcio

La hipoteca en el inventario de divorcio

Cada cónyuge está obligado a abonar el 50% de la hipoteca que grava la vivienda familiar y del Impuesto sobre los Bienes Inmuebles. En muchos casos de divorcio, aparecen complicaciones a la hora de incluir la hipoteca en el inventario para la liquidación

¿Qué ha podido pasar? Un supuesto habitual es que una de las partes haya dejado de pagar, por lo que la otra se ve obligada a asumir la totalidad del pago para así evitar ejecuciones.

A la hora de liquidar, será posible hacer constar en el pasivo del inventario el importe actualizado de estas cantidades. En relación con la hipoteca, se puede tener en cuenta numerosa jurisprudencia del Tribunal Supremo, de la que se entiende que la hipoteca no es una carga del matrimonio, sino una deuda de los cónyuges, que puede ser incluida en los gastos a los que se refiere en el artículo 1362.2º del Código Civil (adquisición, tenencia y disfrute de los bienes comunes), siendo asumida por los cónyuges al 50%.

En lo relativo al pago del impuesto, el IBI, se aplica un criterio similar, puesto que el impuesto recae sobre el derecho de propiedad, de forma que la cantidad abonada por uno de los cónyuges integrará el pasivo en la liquidación de la comunidad.
Liquidación del Régimen Económico Matrimonial

Liquidación del Régimen Económico Matrimonial

Las sentencias de nulidad, separación y divorcio, además de tener los efectos específicos correspondientes, tienen como efecto típico general y común la extinción del régimen económico matrimonial existente entre los cónyuges. Con la liquidación, se pretende dar por finalizada la indivisión a la que se encuentran sujetos los bienes del patrimonio conyugal, disolviendo la comunidad de bienes para proceder a su reparto. Sólo afectará a aquellas parejas que pactaran la sociedad de gananciales en el momento del matrimonio.

Normalmente, el momento más adecuado para realizar la liquidación es al redactar el Convenio Regulador del divorcio, aunque la ley permite aplazarlo a un momento posterior. Liquidar en el momento del divorcio nos ahorrará los costes de iniciar un nuevo procedimiento en el futuro, y además, no tendremos que hacer frente a los impuestos fiscales que conlleva proceder a la liquidación en un nuevo proceso.

No obstante, si preferimos solucionar rápidamente el divorcio, la ley no obliga a hacer la liquidación inmediatamente, ni fija un plazo legal para hacerlo posteriormente, quedando a la voluntad de los cónyuges. Cuando quiera hacerse, bastará con iniciar el Procedimiento de Liquidación del Régimen Económico Matrimonial.

El último supuesto se da en el caso de que se decida vender las propiedades matrimoniales a terceros. En este caso, no será necesario realizar la liquidación de los bienes, ya que lo que se repartirá será los beneficios económicos de la venta.
El reconocimiento civil de las sentencias canónicas de nulidad

El reconocimiento civil de las sentencias canónicas de nulidad

Según recoge el artículo 80 del Código Civil, las resoluciones sobre la nulidad del matrimonio canónico dictadas por los Tribunales eclesiásticos, así como las decisiones pontificias sobre matrimonio rato y no consumado van a tener efectos en el orden civil, a solicitud de cualquiera de las partes, para lo cual deberán declararse ajustados al Derecho del Estado en la resolución que dicte el Juez civil competente.

En este sentido, el artículo 778 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que en todas aquellas demandas en las que se solicite la eficacia civil de resoluciones dictadas por los tribunales eclesiásticos, cuando estas versen sobre la nulidad del matrimonio canónico o las decisiones pontificias en relación con el matrimonio rato y no consumado, se dará audiencia durante un plazo de diez días por parte del tribunal al otro cónyuge y al Ministerio Fiscal con la intención de resolver mediante auto lo que resulte procedente sobre la eficacia civil de la referida resolución eclesiástica.

No obstante eso es así, siempre que no se pida la adopción o modificación de medidas. Ya que en este caso se sustanciará la petición de eficacia civil de la decisión canónica conjuntamente con la relativa a las medidas, siguiendo el procedimiento más adecuado.



Vivienda arrendada en caso de divorcio

Vivienda arrendada en caso de divorcio

Vivienda arrendada en caso de divorcio
La ley de Arrendamientos Urbanos recoge en su artículo 15 el régimen aplicable a los casos en los que se produce el divorcio, la separación o la nulidad del matrimonio del arrendatario.

En estos supuestos, se establece la posibilidad que uno de los cónyuges aunque no sea el arrendatario pueda continuar con el uso de la vivienda que se ha arrendado a su pareja en el caso de que así lo establezca la ley civil que sea de aplicación. Esto da lugar a que, en el caso de que la atribución que se haya realizado de la vivienda se haga de forma permanente o en un plazo superior al que falte para que concluya el contrato, duración determinada previamente en este, el cónyuge beneficiario pasará a ser el nuevo titular del contrato, es decir, el nuevo arrendatario.

Con la finalidad de que este supuesto se ponga en práctica, el cónyuge beneficiario de la atribución debe tener voluntad de gozar del uso y disfrute de esta vivienda, para lo cual deberá comunicar de forma expresa al arrendador en el plazo de dos meses desde la notificación de la resolución, la copia de dicha atribución.  
¿Cuáles son los efectos de reconciliarse durante el proceso de separación?

¿Cuáles son los efectos de reconciliarse durante el proceso de separación?

¿Cuáles son los efectos de reconciliarse durante el proceso de separación?
En primer lugar, hay que aclarar que la separación de un matrimonio no produce la disolución del mismo y, por lo tanto, el vínculo matrimonial sigue existiendo y las consecuencias derivadas del mismo son la suspensión de sus efectos.

El artículo 84 del Código Civil ya prevé un régimen de reconciliación y este será diferente en función del momento en el que se produce ya que se dictan diferentes normas si se realiza en el transcurso del proceso judicial de separación o una vez que el mismo ha concluido.

Si nos encontramos ante el primer supuesto, es decir, que se produzca la reconciliación de los cónyuges mientras se da el proceso de separación judicial, es necesario poner en conocimiento del Juez esta nueva situación y este deberá poner fin al mismo, lo que traerá como consecuencia que queden sin efectos los posibles acuerdos o decisiones a los que se hayan llegado hasta el momento.

En el segundo de los casos, esto es, la reconciliación que se da una vez dictada la resolución judicial de separación supone que las medidas con carácter personal se eliminen pero las que tienen contenido económico pueden permanecer salvo que se pacte lo contrario.  
Busco abogado - Abogados españa

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Abogado divorcio Valencia

Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información