¿Qué circunstancias se tienen en cuenta para fijar la pensión alimenticia?

La pensión de alimentos a la que debe hacer frente aquel progenitor al que no se le ha otorgado la guarda y custodia de los hijos en las situaciones de separación, nulidad o divorcio de un matrimonio con hijos debe estar prevista en el convenio regulador elaborado por los padres de mutuo acuerdo o en la decisión del Juez plasmada en la sentencia que ponga fin al proceso matrimonial.

Esta prestación supone una compensación al progenitor que va a convivir habitualmente con los hijos menores o incapacitados o con los mayores de edad, en su caso, con el objetivo de cubrir los gastos en los que estos incurren como consecuencia de su crecimiento y desarrollo, es decir, los gastos derivados del alimento, educación, sanidad, vivienda, etc.

A la hora de establecer la cuantía de la pensión de alimentos es necesario que se tengan en cuenta las posibilidades económicas del progenitor obligado y, por lo tanto, el Juez deberá atender a su situación laboral y familiar, y, además, a las necesidades que presenten los hijos con el fin de que la situación de crisis matrimonial no trastorne en gran medida la vida que llevaban hasta el momento de la ruptura conyugal.
INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE