Régimen de visitas

Al progenitor al que no se le atribuye la guarda y custodia de sus hijos menores no emancipados o incapaces en la sentencia de separación o divorcio debe reconocérsele un derecho a visitas con la finalidad de que el mismo mantenga la relación con sus hijos, se comunique y goce de su compañía aunque sea de forma temporal.

En la sentencia, el Juez debe establecer minuciosamente esta medida de modo que se incluya el calendario de días en el que el progenitor no custodio tiene derecho a visita, la duración de las mismas, las horas en las que se producirán las entregas y devoluciones de los hijos al lugar en el vivan habitualmente y el lugar en el que estas se llevarán a cabo.

Posteriormente, cabe la posibilidad de que el régimen impuesto en el dictamen judicial se modifique o altere como consecuencia del cambio de circunstancias, siempre y cuando la solicitud sea presentada y aprobada por el Juez.

El establecimiento de un régimen de visitas es un derecho que se concibe en interés del menor y las solicitudes que realicen ambos progenitores sobre la determinación, modificación o suspensión del mismo deben tener siempre como motivación la protección de este.
INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE